Envíos nacionales GRATIS*      

MENTA Y CHOCOLATE 2017-10-24

¡Parece que en Sevilla por fin llega el fresco! Este otoño está siendo bastante atípico en cuanto a temperaturas porque hemos tenido calorazo hasta hace prácticamente dos días, pero ya, por fin, estamos empezando a disfrutar de lo que realmente se puede denominar “otoño”.

Llegó la hora, pues, de empezar con las manguitas y los tejidos con más cuerpo que tanto estábamos esperando. Éste que os muestro hoy es un vestido corto de Chocolate-wear que, por su colorido, me recuerda a los deliciosos bombones after-eight

Estampado con motivos geométricos, tiene mangas largas y está abotonado por la parte delantera quedando un escote en pico que será más o menos pronunciado según el gusto de quien lo lleve puesto. Es decir, dependiendo de las preferencias o de la ocasión, podemos abotonarlo más arriba o algo más abajo, si lo que buscamos es imprimirle un toque más sugerente.

Por su parte, la falda con vuelo (donde se ubican unos pequeños bolsillos) aporta a la pieza un toque juvenil y divertido que, junto con el estampado, contrarresta la seriedad de los colores.

Es una prenda muy confortable y cómoda que me ha parecido una pieza clave por ser adecuada para usar a diario o para salir. Además, podemos darle distintos toques según el calzado que usemos. Yo he elegido estos de VF57 por la perfecta combinación que hacen por su color. No obstante, también quedará fantástico con unos zapatos altos e incluso con botines.

Es parte de la colección de ropa juvenil y desenfadada pero elegante que Chocolate-wear nos presenta esta temporada. Si hacéis clic aquí podéis ver el “hermano gemelo” del vestido que llevo puesto. Solo lo diferencia algunos pequeños detalles como, por ejemplo, el hecho de no estar abotonado y poco más. Por lo demás, casi idénticos.

Como siempre, agradeceros vuestra compañía y emplazaros para el próximo post, que os traeré dentro de muy poquito.